Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

El desenlace del día D

Miles de jóvenes se lanzaron al mar, en busca de la libertad perdida. Recibieron a cambio plomo y metralla, recibieron esquirlas y piedras en el cuerpo, perecieron ahogados o sufrieron lo indecible para llegar a la cima de una colina. Todos los nidos de ametralladora fueron extirpados. Pero el costo fue altísimo. Solo el primer día 4.000 soldados habían perdido la vida, un campo minado lleno de cadáveres. Desde ese día tengo mis maletas listas. Por si acaso hoy empieza otra Intifada, otro Progrom o algún loco asesino se hace con las riendas de la consciencia. Hay de nuevo elecciones.  La gente común, la gente desposeída, puede votar a algún adefesio que prometa oro a costa de expulsar a los indeseables. Por eso estoy siempre listo para huir.
El día D no parece haber terminado, por eso tengo cinco maletas en mi estudio. En ellas traje mis libros, que ordeno con esmero cada vez que llego a un sitio nuevo. Los escojo y los ordeno por autor, tamanio, color, fecha de edición y sobre todo p…

Entradas más recientes

Aiguablava

Los ausentes

¿Quienes son los malos?

Acceso a la ciudad

Alicia en el Pais de las Maravillas

Ahi va el capitán Beto

Barcelona resiste

Stiutso y Figuerola vuelven

Carcasonne es Europa

Encesa Literaria en el Museo del Exilio